Amoldar o bien retirar el rodapié

Puertas de Madera PRO – cuatro agosto 201502561

En este artículo te explicamos de qué manera amoldar el rodapié a fin de que no estorbe al poner algún objeto pegado a la pared y asimismo de qué manera quitarlo totalmente de una habitación.


Te pasamos los links a fin de que identifiques los productos o bien, si deseas, puedas adquirirlos en línea (destacados). Como siempre y en todo momento, te invitamos a solo aquellos productos sobre los que tenemos una experiencia conveniente o bien que resaltan por alguna razón (ciertos links nos producen a nosotros una pequeña comisión sin ningún género de recargo para ti).



Adaptar el rodapie



  1. Presenta el objeto que vayas a pegar a la pared (en el vídeo, un perfil para montar bloques de vidrio) y marca con lapicero la situación del objeto, para saber con precisión la cantidad de rodapié que deberás retirar.

  2. Alarga los trazos efectuados con la ayuda de una escuadra, asegurándote de que quedan bien marcados tanto en el frente como en la parte superior del rodapié. Puedes poner bajo el taladro una espátula o bien cualquier otro elemento que resguarde el suelo y evite rasguños.

  3. Realiza incisiones con un formón durante las líneas marcadas. Estas incisiones evitarán que la broca que emplearás ahora se deslice sobre el rodapié cuando vayas a perforar.

  4. Taladra en múltiples puntos con un broca fina sobre las incisiones. Para resguardar el suelo, pone una espátula. A fin de que este trabajo resulte eficiente, es esencial que los orificios queden muy pegados entre sí.

  5. Con exactamente el mismo formón que empleaste para hacer las incisiones, ve cortando el rodapié sobre la línea que has horadado con la broca (se trata de ir uniendo los taladros hasta el momento en que la pieza rompa totalmente). Por norma general está fijado a la pared con clavos y adhesivo. Para no estropear la pared es recomendable efectuar este trabajo con calma; en caso contrario se podrían generar desconchones esenciales que sería preciso arreglar ya antes de poner el nuevo rodapié.

  6. Cuando aprecies que la pieza ha comenzado a soltarse, introduce el formón o bien un destornillador plano entre la pared y el rodapié y ve haciendo presión, hasta el momento en que se despegue por completo.

  7. Repasa con el formón los cortes que terminas de efectuar, para facilitar el siguiente encaje del objeto que vayas a pegar a la pared. Verifica si se amolda bien y efectúa los ajustes oportunos en caso preciso. Evita dejar las piezas de rodapié esparcidas por la habitación, puesto que los clavos podrían ocasionar algún accidente.

Retirar el rodapie completo



  1. Introduce la espátula entre la pared y el rodapié y también introduce la uña (o bien palanca). Ayúdate de un martillo a fin de que la palanca entre bien en la hendidura.

  2. Cuando la uña esté bien anclada, ve haciendo presión cara delante par ir despegando el rodapié. Despreocúpate si en ciertas zonas has arrancado una parte del yeso que tiene la pared por el hecho de que se repara cuando se pone el nuevo rodapie.