Saltar al contenido

¿Cómo lacar puertas de madera?

¿A quien no le gusta exhibir una bellas puertas con un perfecto acabado?, tanto al exterior de la casa como en las áreas interiores. Para que lo pueda hacer por ti mismo, ahorres algún dinero, te enseñaremos cómo lacar puertas en madera desde casa. En este vídeo que te presentamos te aportará cuanto necesitas saber para que puedas lacar cualquier clase de puertas de madera. Eso sí, no olvides suscribirte a nuestro canal para que sigas conociendo nuevas y buenas maneras de mejorar tu hogar!

para completar la información tenemos también una explicación sencilla de cómo lacar puerta de madera en casa. Veamos:

Pasos para lacar puertas de madera:

  • En primer lugar, hay que desmontar las puertas
  • Después, lijarlas para que el esmalte se agarre de forma uniforme
  • En tercer lugar, darle una capa de imprimación que la sellará para una mejor aplicación
  • Para finalizar, lacar con brocha, rodillo o pistola

Durante el momento de desmontar las puertas hay que proceder con cuidado para evitar golpes en la misma que la deformen. La imprimación o imprimatura es la preparación de la superficie para su posterior pintado y consiste en aplicar una base que selle el material que será cubierto.

Como nuestro propósito es lacar las puertas de la mejor manera posible, pues echemos un vistazo a las lacas más usadas en carpintería de puertas:

  • Los barnices al aceite resisten mejor mejor al aire libre y son de secado lento
  • Los acrílicos son estables y una buena opción si la puerta va a recibir sol directo
  • Los poliuretanos son buenos para ambientes húmedos, como la cocina y el baño

Procedimiento a seguir

  1. Lo primero que debemos hacer para lacar puertas de madera es desmontarlas, quitándoles las bisagras y las manillas. Se colocan en posición horizontal sobre unos caballetes o cualquier otra superficie plana y se protegen todos sus cantos con cinta de carrocero. Lo idóneo es hacer todo el trabajo al aire libre o en un sitio espacioso y con ventilación.
  2. Una vez preparadas, se lija toda la superficie de cada una de las puertas con papel de lija de 220 gramos. Lo más recomendable es utilizar una lijadora dado que ganarás tiempo y precisión en la tarea. Así quedarán  suficientemente lisas para que al lacarlas en blanco el esmalte se agarre sin problemas y de forma homogénea.
  3. Después de pasar la lija se limpian las puertas con aire a presión o con un trapo humedecido en alcohol a fin de retirar el polvo que se haya quedado adherido a la madera.
  4. Una vez que la madera está limpia y libre de polvo, se le da una capa de imprimación a toda la superficie. Este tipo de productos selladores sirven para que la pintura de terminado se adhiera mejor y reduce las posibilidades de que se pele o embombe con el tiempo. También mejora el resultado estético ya que favorece un color y un brillo más uniforme. Cuando la imprimación se haya secado es el momento de aplicar el lacado
  5. El lacado puede hacerse con diferentes instrumentos, tales como brochas, rodillos o pistolas. Si se quiere que la puerta quede muy bien trabajada en blanco en blanco, o cualquier otro tono claro, es dar dos capas de esmalte, respetando siempre los tiempos de secado entre ambas. Para colocar de nuevo las puertas en su lugar, es necesario esperar un mínimo de seis horas y siempre comprobar antes que efectivamente están secas.

Una vez logrado el acabado perfecto sólo resta instalar las manillas y las bisagras.  Lucirán como nuevas como en casa nueva, gracias a un poco de dedicación y de esmero.

¡Lacar una puerta es muy fácil!

Confiamos en que esta breve guía te haya sido suficientemente útil. Aquí, de la mano de profesionales del ramo debidamente calificados, has obtenido la más sencilla explicación de cómo proceder de la mejor manera para lacar en blanco las puertas de madera de tu casa.