Saltar al contenido

Emplear madera para los juegos de puertas exteriores

Toda la madera contiene humedad. Las puertas de madera que han sido instaladas últimamente pueden tener un contenido de humedad afín a las que han existido por décadas. Toda la madera se produce en un árbol vivo y como tal continúa reactiva al ambiente en el que se pone.

En otras palabras, en condiciones húmedas, mojadas o bien mojadas absorberá la humedad y en situaciones áridas y secas va a perder la humedad. Esto afecta a su estabilidad dimensional y es lo que puede ocasionar que una puerta se atasque en invierno y se libere en verano.

Tanto si la madera se seca al aire como en el horno, siempre y en toda circunstancia va a haber una pequeña alteración en el contenido de humedad de las tablas individuales e inclusive en exactamente la misma tabla.

En dependencia del contenido de humedad de la tabla cuando empieza su vida útil, absorberá la humedad del aire y en ciertos casos va a ocurrir lo opuesto y se va a perder la humedad. Cuando la madera toma humedad se expande y cuando pierde humedad se encoge.

La expansión puede dar sitio a un movimiento de la tabla que ocasionará que los espacios entre las tablas se cierren y donde se ha tolerado un espacio deficiente en la construcción, las tablas se van a doblar. El encogimiento puede resultar en fisuras finísimas en las juntas y en torno a los paneles y en divisiones en tablas o bien paneles más anchos.

Estas raras veces son perjudiciales y pueden ser aproximadamente perceptibles en ciertos instantes, en tanto que el contenido de humedad cambia con relación a las condiciones climáticas aplicables a la localización de la puerta.

En todos y cada uno de los casos, las puertas de madera recién instaladas van a tardar un tiempo en amoldarse a su ambiente. La duración del tiempo va a depender de diferentes factores, por poner un ejemplo, la especie de madera, el acabado de la pintura o bien el teñido, el empleo operativo de la puerta, como los extremos de temperatura, humedad y tiempo a los que está expuesta.

Si bien no puede haber un plazo firme, por norma general las puertas de madera van a tardar un mínimo de dos años en asentarse en su ambiente de servicio.