Saltar al contenido

Lo que se debe y lo que no se debe hacer en tu primer hogar

Nuestro Primer Hogar – para la mayor parte de nosotros, es ese espacio particular que siempre y en toda circunstancia hemos soñado con adquirir, desde el momento en que tuvimos nuestro primer talón de pago! Las primeras casas son inusuales, y si bien hacemos todo lo que resulta posible para diseñarlas como las imaginamos, hay cosas concretas que deben tenerse en cuenta en el momento de planear la decoración de su primera casa y que pueden marchar a largo plazo.

Piense en el diseño

Tengan en cuenta que los interiores de la casa pueden ser diferentes de lo que habían imaginado. Repensar, improvisar y decorar basándonos en lo que se quiere que exude el espacio; un agradable entorno rústico con pasteles pálidos y espacio suficiente para haraganear o bien un enfoque estructurado más formal, donde el hogar, los muebles y la decoración apagada combinan un sentido de formalidad y casualidad.

Evitar la tentación con el blanco

Por muy tentador que sea, el blanco no ha de ser la primera opción, si su casa tiene pequeños o bien mascotas. La tapicería y las paredes blancas son tradicionales y polivalentes, mas salvo para empaquetarlas prodigiosamente fuera de los límites, es imposible eludir que el polvo y la suciedad las estropeen.

Romper la monotonía con los colores

Utilizar el color como una forma de romper la monotonía y en espacios más pequeños. En vez de decorar una enorme habitación con colores refulgentes que en ocasiones pueden parecer apabullantes, use colores fuertes en áreas más pequeñas por las que pase. Pintar un vestíbulo o bien una despensa en un tono trágico va a hacer que toda la casa se vea alegre y colorida.

No adquieras muebles nuevos

Ir a adquirir muebles nuevos sin pensarlo, cuando puedes adquirir piezas más grandes de segunda mano. Aparte de sostener tu presupuesto bajo control, asimismo va a ayudar a acomodar cualquier cambio de estilo conforme pasen los años. Las casas nuevas pasan por muchas metamorfosis con el paso del tiempo, y los muebles tienden a ser trasnochados y redundantes conforme envejecen.

Sé puntilloso…

Juega con una habitación y su decoración. Empieza con una predisposición funcional de los muebles, y después añade elementos que puedan aflojarla. Una pintura refulgente, un taburete moderno, un espéculo estrambótico, estos le dan un toque lúdico al espacio sin sostenerlo demasiado formulista.

Gastado sabiamente

Tengan temor de gastar exorbitantemente en ciertas piezas que aman. Si bien te rasque un tanto los bolsillos, despilfarrar en ellas puede dar identidad al espacio, y puede llevar la habitación a un nivel absolutamente diferente.

Estén atentos

Presta atención extra a las puertas y entradas. Gasta un tanto más de tiempo y dinero en la preparación de grandes puertas para las entradas. Sostengan las aberturas tan altas como resulte posible y comprensivas. Los grandes salones invitan, abren y agregan grandiosidad al espacio.

No ignores tus instintos

Como afirma el refrán, “Siempre y en todo momento confía en tu instinto. Sabe lo que tu cabeza todavía no ha descubierto”. Nuestro hogar refleja lo que somos, y cada una de nuestras perspectivas es diferente. Está de forma perfecta bien probar y probar en el espacio. Todo esto se reflejará en la peculiaridad de nuestros hogares.