Saltar al contenido

Puertas correderas – Una visión general

Las puertas deslizantes se han transformado de manera rápida en una de las opciones más populares sobre una puerta colgada tradicional cuando el espacio puede ser limitado en el área circundante cerca de un camino de la puerta. No siempre y en toda circunstancia es ideal tener una puerta que se balancee en los guardarropas, en una pared o bien que cubra un área donde un mueble podría potencialmente sentarse.

El empleo más habitual de estos sistemas es para suites y vestidores, no obstante, debido a los sistemas de clasificación de incendios ahora libres, se están usando en aberturas para todo género de habitaciones habitables. Dos puertas de corredera dobles pueden actuar como un perfecto divisor de habitaciones, singularmente en una propiedad de diseño moderno.

Tipos de puertas corredizas

Los sistemas de deslizamiento de bolsillo son los más populares y tienen opciones libres de clasificación de incendios. Asimismo son la opción mejor para ahorrar espacio, puesto que se deslizan en una cavidad de la pared o bien en un bolsillo.

Las puertas correderas montadas en la pared son más populares como pantallas de cristal, mas asimismo pueden ser puertas de ingeniería. Estos sistemas se enfrentan fijadas a una pared terminada con una cubierta que cubre el rail superior.

Requieren una sección de pared suficientemente grande para dejar que la puerta se deslice sobre ella cuando se empuja en la situación abierta, una alternativa considerablemente más práctica en habitaciones más grandes donde el espacio de la pared no es un inconveniente. Con lo que para asistir, he reunido estos estupendos consejos para el montaje de puertas deslizantes:

Consejos para la instalación de puertas correderas

  • Tenga un panel acristalado en su puerta corredera para darle un aspecto más moderno y conseguir ese poco de luz natural auxiliar en una habitación si se ve un tanto obscura. Ten presente que utilizar vidrio opaco para las suites o bien que podría dejar ciertas caras rojas.
  • Las puertas deslizantes acristaladas dejan ver el interior de la cavidad cuando está medio abierta/cerrada. Tenga esto en cuenta al formar la bolsa, en tanto que puede precisar envolver el interior de exactamente la misma para eludir ver las antiestéticas estructuras internas de estos sistemas.
  • Hay muchos tipos diferentes de sistemas de deslizamiento libres. Yo siempre y en toda circunstancia aconsejo emplear un sistema de suspensión superior con un perno guía montado en el suelo que se pon en el bolsillo. Esto suprime el canal de guía que en ocasiones puede atravesar el suelo con ciertos sistemas que solo acaba llenándose de suciedad y empieza a bloquear la puerta mientras que marcha. Sin mentar la pesadilla de tener que incrustrarla en el suelo al instalarla.
  • Si tiene la opción, tenga un diseño de puerta sólida (sólida = no acristalada) con un patrón/distribución horizontal sobre un patrón/distribución vertical. Esto es muy aconsejable si no puede determinar una medida precisa de la apertura visual terminada en el instante de hacer el pedido, en tanto que le va a dar la tolerancia para hacer la apertura visual de cualquier tamaño que desee cuando venga a instalarla y la puerta proseguirá pareciendo centrada cuando esté en situación cerrada.
  • Intente eludir las puertas de panel con molduras salientes como puertas de corredera. La razón de esto es que se hace bastante difícil de instalar y conseguir la clasificación de incendios (si es preciso) debido a la proyección de la moldura que hace que el grosor total de la puerta sea de entre cuarenta y 5 y setenta y 5 mm. En ocasiones aun más grueso con ciertas cuentas a la medida libres! Esto asimismo complica el acabado de los marcos, en tanto que solo pueden finalizar hasta el reborde, dejando los marcos entre 10 mm y veinte mm de distancia del montante de la puerta cuando están en situación cerrada (en dependencia del género de reborde). Puedes solucionar esto utilizando un rebordeado que te deje tener un diseño de paneles mas sosteniendo todo el grosor esencial de la puerta.
  • O si bien parezca un acabado más limpio, no se aconseja tener una puerta corredera cerrada absolutamente en un bolsillo a fin de que el borde de la puerta quede a ras del marco. La razón primordial de esto es que la manilla incrustada en la cara de la puerta que se requiere para cerrarla puede sencillamente capturar los dedos pequeños cuando se está deslizando en el bolsillo.
  • Es bastante popular tener reveladores enyesados en torno a la puerta corredera para eludir el empleo de marcos y arquitrabes si no se quiere que la apertura parezca demasiado ocupada. No obstante, esto precisa de un yesero muy experimentado para hacer que este acabado se vea tan bien como suena. Esta clase de acabado asimismo hace que sea realmente difícil si precisas ajustar la puerta en el futuro, lo que me lleva a mi siguiente punto.
  • Utilice siempre y en toda circunstancia una puerta INGENIADA con sistemas de deslizamiento puesto que deben marchar con el producto más estable libre para eludir cualquier mantenimiento en un futuro próximo. Una puerta corredera es una cosa que se quiere instalar la primera vez y no tener que regresar a tocar hasta el momento en que sea preciso retirarla para su renovación. En el momento en que una puerta colgante es simple de ajustar si no se cierra adecuadamente ajustando el socavón o bien las bisagras, es muy posible que una puerta deslizante requiera que se retiren los marcos y arquitrabes circundantes o bien aun que se haga un orificio en la pared para entrar en el hueco si no marcha adecuadamente. Esto no es sencillo de regresar a parchar en una pared empapelada.
  • No se puede instalar con precisión los marcos/revelados circundantes cerca de una puerta corredera sin que la propia hoja de la puerta se instale y ajuste primero. Tenga esto en cuenta al escoger los acabados en tanto que cualquier pintura, enyesado, engrasado, etcétera deberá hacerse una vez que la puerta se instale. No obstante, mientras que la hoja de la puerta esté suficientemente protegida o bien enmascarada esto no debería ocasionar mucho inconveniente.

Así que piensa en lo que es perceptible cuando la puerta está en situación abierta. Si estás parado en la abertura y miras cara arriba, no desearás ver una vieja pieza serrada y tratada de 4″ x dos” tras tu rail. El recubrimiento en torno a la pista en mdf para la pintura o bien la madera en un acabado que coincida con su marco es una necesidad. ¡Esto no desea ser algo que se note cuando todo esté terminado y también instalado!

Por último, al formar el bolsillo para la puerta corredera, no se ajuste a la cantidad de tolerancia que deja el interior del bolsillo. Cuanta más tolerancia deje a cada lado de la puerta, menos posibilidades va a tener de enganchar los lados tras algún empleo.

La mayor parte de los sistemas de deslizamiento de arriba dejan que la puerta se mueva sutilmente de un lado a otro mientras que prosigue el perno guía en el suelo, de tal modo que marcha de forma más agobiante. Siempre y en todo momento sugiero dejar algo de hasta veinte mm a cada lado de la puerta si tienes el espacio para hacerlo.