Saltar al contenido

¿Qué es el material intumescente y por qué razón se emplea para las puertas de incendios?

Un material intumescente es aquel que se expande cuando se calienta. Es un pobre conductor del calor, por consiguiente es ideal para muchas aplicaciones a prueba definitiva, incluyendo puertas.

En las puertas son tiras singulares que se introducen en ranuras rebajadas en el marco. Cuando el fuego hace que la tira se expanda, fundamentalmente queja la puerta en situación en torno a los bordes del marco para eludir que se distorsione y, en consecuencia, que el fuego se filtre por medio de los bordes.

Las puertas cortafuegos no marchan por el fuego que literalmente quema mediante la puerta, esencialmente van a fallar si la puerta se distorsiona y se dobla, dejando que el fuego pase por los bordes.

El intumescente está prácticamente siempre y en todo momento en el marco. La única vez que lo vas a ver en una puerta es en un conjunto de puertas dobles. Acá es donde las tiras intumescentes son rebajadas en los montantes de encuentro. Si las tiras no se ponen en los marcos, ent11s no vas a tener otra alternativa que ponerlas cerca de la puerta.

Sellos de humo

Las tiras intumescentes asimismo pueden venir con pequeños cepillos que sobresalen de ellas. Los cepillos actúan como selladores de humo de la puerta de incendios. Esto es para eludir que el humo pase por la puerta hasta el momento en que la tira intumescente haya alcanzado la temperatura para ser activada. Nuevamente, estos se hallan generalmente en el medio de las puertas dobles, o bien en un garaje. En muchas unas partes del R. Unido, la ley dicta que un garaje ha de ser a prueba de humo de forma inmediata.

Suministramos un alto porcentaje de puertas para incendios, de manera frecuente hasta un tamaño de 2,4 metros e inclusive 2,7 metros de altura. Haga click acá para poder ver las puertas.

Las puertas contra incendios en un escenario residencial de manera frecuente se requieren en edificios con una puerta de garaje lindante. Cuando la residencia supera los dos pisos, así sea en un edificio nuevo o bien aun en una rehabilitación (un desván o bien un sótano contarían como un piso), entonces se requieren puertas contra incendios para resguardar los medios de escape.

Básicamente esto es para prevenir la propagación del fuego de una habitación a la escalera. Con lo que se aguardaría que la mayor parte de los dormitorios de los descansos y la habitación alrededor del corredor en la planta baja fuesen puertas cortafuegos, generalmente FD30.

Hace muchos años, la mayor parte de las puertas contra incendios debían cerrarse por sí mismas, mas esto cambió en 200 7. Esto aún existe en los reglamentos de los locales y en la mayor parte de las puertas de entrada de los pisos y las zonas comunes, mas ha sido aproximadamente eliminado en el mercado residencial. La única puerta que puede precisar ser de autocierre es la puerta del garaje si está al lado de la casa primordial.

Por último viene el interrogante candente disculpa el juego de palabras: ¿Deben dejarse abiertas las puertas contra incendios? Evidentemente no, puesto que una puerta de fuego abierta no sería muy eficaz para contener el fuego.

La normativa sobre incendios en el R. Unido puede cambiar de una zona a otra. Ciertas áreas son más estrictas que otras. Nuestro consejo es que si tiene alguna duda sobre lo que debe hacer, debe preguntar al oficial de control de su edificio o bien a la persona responsable de firmar la salida del edificio.

Para conseguir más información sobre las puertas contra incendios y las reglas de construcción, visite BWF-CERTIFIRE

Entonces, ¿qué es lo que significa FD30?

Si se genera un incendio en una habitación, la puerta FD30 de esa habitación debe detener la propagación del fuego a lo largo de treinta minutos. Nuestras puertas cortafuegos han sido probadas en laboratorios para asegurar que bajo una prueba definitiva controlado aguantan el fuego que se abre paso cuando menos a lo largo de treinta minutos.

Para ello es preciso que la puerta cortafuegos, así como las bisagras, cerraduras, marcos y encuentres adecuados probados contra el fuego, estén hechos de un material apropiado y de material intumescente. Todas y cada una de las partes han de estar preparadas con corrección a fin de que la puerta resista el fuego.

En otras palabras, tener una puerta contra incendios no es suficiente. En último término, precisará todos estos otros componentes en su sitio para cerciorarse de que marcha. Ahora se muestra un vídeo que muestra lo que ocurre cuando el material intumescente alcanza la temperatura en la que se activa (generalmente cerca de ciento setenta grados centígrados)

¿De qué están hechas las puertas contra incendios?

La mayoría de las modernas puertas contra incendios, incluyendo la nuestra, están hechas de material de núcleo sólido probado contra el fuego, con listones de madera sólida. Están hechos así puesto que la construcción es muy estable y no se distorsionará sencillamente en un incendio.

Entonces, ¿las puertas cortafuegos pueden estar hechas de madera maciza? Bueno, supongo que no es la contestación, puesto que la madera maciza, cuando se la somete a un calor altísimo, acostumbra a distorsionar demasiado, aun a fin de que el material intumescente haga su trabajo.

La mayoría de las puertas exteriores que hacemos están hechas de un alto porcentaje de madera sólida, mas las puertas delanteras jamás deben estar clasificadas para el fuego. La madera sólida utilizada en un caso así puede manejar la humedad y las condiciones externas mejor que una puerta de fuego de núcleo sólido.

También es esencial cuando se cuelgan las hojas de la puerta contraincendios, que asimismo se usen bisagras y cerraduras resistentes al fuego. Si estos fallan, el fuego se va a abrir paso.

Las regulaciones de las puertas contra incendios están establecidas de forma que deben tener cuando menos 3 bisagras. Las puertas más altas que las puertas de forma frecuente precisan 4 bisagras. En las puertas más altas esto es debido al peso extra de estas puertas más altas.En verdad, muchas de ellas pesan más de ochenta kg.

Con las puertas cortafuegos estándar que pesan en torno a 60Kg, dos bisagras cortafuegos llevarían la carga. No obstante, 3 bisagras se requieren primordialmente para eludir que la puerta se distorsione o bien se incline en el medio.

En la mayor parte de las pruebas de incendio, las bisagras tienen almohadillas intumescentes detrás de ellas, como las cerraduras y los pestillos.

Con nuestros juegos de puertas pre-colgadas no debes preocuparte por esto. El material intumescente adecuado ya ha sido puesto en los marcos y cerca de las cerraduras y tras las bisagras.