Saltar al contenido

7 mitos asociados con la contratación de distribuidores locales

Es común para la mayor parte de nosotros proseguir adelante con los vendedores locales tratándose de la decoración y la rehabilitación del hogar. Estos vendedores pueden haber sido sugeridos por la familia, familiares o bien aun constructores que han trabajado en nuestras casas. Por más que estos vendedores parezcan simples de interaccionar, sean alcanzables y puedan ser negociados en los pagos, no toda interacción acaba tan bien como empieza.

Los vendedores locales vienen en todos y cada 1 de los tipos diferentes. Están los que cobran razonable mas tardan mucho en finalizar, los vendedores que no son muy hábiles en su trabajo e inclusive los que juegan con el presupuesto en todos y cada paso del camino.

Habiendo entendido la industria y sus inconvenientes asociados, abajo existen alg1s mitos asociados con la contratación de vendedores locales que los dueños deben conocer.

1. INEXPERIENCIAS

A menudo aceptamos que los vendedores locales conocen su territorio, en tanto que tienen un género de habilidades únicas. No obstante, por contra, se ha descubierto que muchos vendedores tienen solo habilidades básicas, no tienen suficiente experiencia y acaban haciendo un trabajo incompleto. La carencia de reglamentos rigurosos para los vendedores en la India asimismo pone a los dueños en desventaja tratándose de contratar al conveniente.

2. INFABILIDADES

Aunque los vendedores locales son alcanzables y se les puede llamar cuando sea preciso, pueden ser poco fiables en el cumplimiento de sus promesas. Diseñar muebles o bien trabajar en la decoración del hogar es muy trabajoso y puede perdurar meses si los plazos no se cumplen. Solo 1s pocos vendedores respetan esto y acaban el proyecto en el plazo estipulado.

3. INACUTABLE

La responsabilidad está en el centro de un negocio de decoración, y ser responsable de los materiales y el tiempo es un hecho que solo 1s pocos vendedores locales comprenden. Estos vendedores jamás trabajan conforme los libros, sino más bien basándonos en las experiencias y habilidades adquiridas en su nicho. La mayor parte de los presupuestos de decoración se calculan de forma arbitraria, y frecuentemente son negociados a ciegas por los dueños. Esto puede resultar en presupuestos excesivos, materiales no empleados y promesas no cumplidas.

4. INCONFIABLE

Los distribuidores locales normalmente subcontratan materiales de sus contactos en el negocio, los que se han ido amontonando durante múltiples años. Con el abastecimiento plenamente en sus manos, la identidad de las materias primas es frecuentemente controvertible, así sea de calidad inferior o bien de costo descomunal.

5. PRESUPUESTOS SOBREPASADOS

Es una noción prec11bida que la mayor parte de nosotros llevamos, que los vendedores locales son más pequeños, cobran menos y en consecuencia son accesibles. Si bien esto es de forma frecuente cierto, con los presupuestos de los vendedores locales oscilan, los costos se acrecientan creando más agobio para el dueño de la casa.

6. AUMENTO DEL DESPILFARRO

Dado que los distribuidores locales acostumbran a presupuestar un proyecto de forma arbitraria, puede dar sitio a un despilfarro de materias primas debido a un sobrante que no se puede volver a usar. Esto puede ocasionar pérdidas financieras al dueño de la residencia.

7. SERVICIO DE POSVENTA INEXISTENTE

Los vendedores locales se preocupan por el trabajo inmediato y pocas veces se encargan del servicio posventa. Cualquier inconveniente o bien defecto con el producto frecuentemente no se aborda, se mira en el ocio o bien se satisface de forma incompleta. En el momento en que el dinero ha alterado de manos, poquísimos vendedores se preocupan con lo que pase después. La reputación de la marca no tiene mucha relevancia.

Aunque los vendedores locales pueden interaccionar en tiempo real, son más económicos para trabajar y supuestamente fiables, asimismo presentan un conjunto de inconvenientes plenamente diferentes que pueden afectar al trabajo y a la calidad del interior de su casa.